Blog

Durante la contingencia, seguramente estas pasando mucho tiempo en casa y los niños no están asistiendo a la escuela, con la finalidad de mantener la distancia social recomendada. Esta situación se encuentra fuera de lo normal para los humanos, pero también para los gatos. Estas son algunas recomendaciones para convivir con estos felinos en esta temporada:

Higiene:

  • Si no te encuentras enfermo por COVID-19 la interacción con tu gato debe ser la misma que usualmente tienes. Sólo debes seguir las recomendaciones para prevenir la dispersión de la infección en casa, como lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, limpiar diariamente manijas, interruptores de luz y superficies de contacto continuo, etc.
  • Si presentas enfermedad por COVID-19, es preferible evitar el contacto con tu gato, así como lo harías para evitar el contagio con otras personas; idealmente alguien más debería encargarse de su cuidado, pero si no es posible, debes extremar medidas de higiene (usar cubrebocas, evitar contacto, besos y abrazos, no compartir comida, y lavar las manos antes y después de cualquier contacto).
  • No utilices ningún producto para desinfectar las patitas de tu gato, ya que no es necesario y además, puedes lastimar su piel y cojinetes.

Estrés:

  • La mayoría de nuestros gatos son muy independientes, valoran mucho su espacio personal y un ambiente tranquilo, por lo que el hecho de que toda la familia se encuentre en su espacio por más tiempo del habitual altera su rutina, lo que puede generar estrés o ansiedad.
    • Evita sonidos fuertes y prolongados, para escuchar música, te puedes apoyar en el uso de audífonos.
    • Evita fumar y olores fuertes en casa.
    • Aprovecha la cercanía y el tiempo para realizar juegos y actividades interactivas con tu gato (enriquecimiento ambiental), usa juguetes o baritas para que tu gato las persiga, esconde premios en juguetes o repisas destinadas para su uso, coloca cajas de cartón, etc.
    • Respetar sus momentos de descanso y sueño. Un gato puede dormir hasta 16 horas, repartidas en varias siestas durante día.
    • Crea un sitio de seguridad donde el gato pueda resguardarse y no ser molestado.

Toma precauciones:

  • Anticipa la necesidad de medicamentos o alimento para tu gato. Antes de asistir a la clínica o farmacia veterinaria, llama para asegurar que cuenten con el producto.
  • Desarrolla un plan A, B y C para que alguien pueda cuidar de tu gato en caso de faltar o requerir hospitalización.

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search