Blog

La actual emergencia sanitaria nos obliga a quedarnos en casa el mayor tiempo posible y con ello, disminuir la propagación del virus entre los humanos. Los servicios veterinarios (ya sea que se ofrezcan en domicilio, consultorio, clínica u hospital) son considerados esenciales, ya que no sólo procuran la salud -en este caso, de los gatos-, también de las familias que conviven con ellos, ya que se previenen y tratan enfermedades que pueden ser zoonosis.

La salud y bienestar de los pacientes es una prioridad y un compromiso para los médicos veterinarios. Sin embargo, la atención veterinaria se encuentra limitada, ya sea por necesidad o por disposición oficial. Con la finalidad de poder atender a los pacientes, pero al mismo tiempo lograr salvaguardar la salud de los clientes y el personal que laboran en los centros donde se hace posible el servicio: recepcionistas, afanadores, auxiliares, médicos veterinarios, etc., se han implementado ciertas medidas para procurar la salud de todos.

–   Sólo se reciben consultas y procedimientos esenciales.

Si tu gato enferma y no sabes si es una emergencia o no, lo mejor es comunicarte con el médico veterinario para que te aclare dudas y si es posible, evites salir de casa. Es fundamental tu comprensión en caso de que la atención que requiera tu gato tenga que esperar a que pase el periodo de contingencia.

Para pacientes estables (ej. enfermedades crónicas controladas) el seguimiento se puede realizar vía telefónica o por medio de correo electrónico. Las revisiones de bienestar y procedimientos electivos serán postergados.

–    Únicamente se reciben pacientes con previa cita.

Trabajar por medio de cita permite que los centros veterinarios tengan considerado el número de personas que asistirán a cierta hora y poder evitar concentraciones. Llamar para agendar permite que además se te den todas las indicaciones para la consulta.

–   Se debe mantener en todo momento una sana distancia.

Si las instalaciones lo permiten, debes mantener la sana distancia de 1.5 mts. entre las personas. Si no es posible, deberás esperar afuera o en el auto. No lo tomes a mal, lo que se busca es tu seguridad y la de los demás. No se debe saludar de mano, ni de beso.

–    Solo una persona por paciente (no adultos mayores ni niños).

Esto se pide para disminuir la cantidad de personas que visitan la clínica y por lo tanto disminuir la posibilidad de contagio. También obedece a la necesidad de poder mantener en la sala de espera, consultorio, etc., la sana distancia. La solicitud de evitar que adultos mayores y visiten la clínica tiene que ver con el grupo de riesgo al que pertenecen.

 –   No debes acudir a la clínica si presentas signos clínicos de vías respiratorias (tos, estornudos, secreción nasal) o fiebre.

Esto se pide para disminuir la cantidad de personas que visitan la clínica y por lo tanto disminuir la posibilidad de contagio. También obedece a la necesidad de poder mantener en la sala de espera, consultorio, etc., la sana d

Recuerda que el médico veterinario y todo su equipo que le apoya en las consultas y procedimientos, necesitan mantenerse sanos para poder continuar la atención veterinaria, y si se contagian, aunque no se trate de COVID-19, no podrán prestar servicio.

Adicionalmente, de acuerdo a las recomendaciones de la Dirección General de Salud Animal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, se considerará en la historia clínica, los antecedentes de COVID-19 en la familia de los animales.

 –   En caso de hospitalización, no habrá visitas o serán restringidas.

La severidad de la medida dependerá de las instalaciones, personal y estado del paciente. Sé comprensivo, puesto que esta medida es para proteger al equipo médico que cuida de tu gato enfermo.

 –   Lávate las manos al entrar y salir de la clínica.

En su defecto, usa gel desinfectante.

 –   Paga con tarjeta o transferencia electrónica.

Siempre que el establecimiento cuente con estas modalidades de pago, deben ser utilizadas en primera instancia, con las finalidad de evitar el contacto con dinero en efectivo

 –   Sana distancia durante la consulta

Puede ser que el médico veterinario utilice equipo de protección como cubrebocas y guantes durante la entrevista o la consulta. Si no se puede mantener la sana distancia, es posible que sólo pase el gato a la consulta y que la entrevista se realice vía telefónica. Por supuesto que ni los responsables de los gatos ni los médicos veterinarios estamos acostumbrados a esto, pero es una medida que puede aplicarse para mantener la seguridad de todos.

Independientemente de la severidad de las medidas que cada clínica implemente (dependerá del tamaño del espacio, del personal disponible, de la carga de trabajo, etc), vas a sentir cierto grado de distanciamiento personal; sabemos que es difícil, pero por el momento es lo indicado por las autoridades, con la única finalidad de cuidarnos entre todos. Por favor, sé paciente y comprensivo, dentro de poco estaremos de regreso en la sala de espera, consulta y zona de hospitalización juntos.

Este es un virus nuevo y la información se actualiza constantemente; estas medidas se encuentran vigentes al 07 de abril de 2020.

Te invitamos a revisar y compartir el protocolo para los centros veterinario ante la crisis del coronavirus COVID-19 del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla, con la finalidad de promover estas medidas.

ammega.mx

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search